Saltar al contenido

Densidad de los metales

Densidad de los metales. Los metales o elementos metálicos son aquellas sustancias, por lo general que se encuentra en estado sólido que se caracterizan especialmente por excelentes conductores del calor y resistentes al sometimiento de altas temperaturas y, sobre todo, a la electricidad.

Cuando nos referimos a los metales, hablamos de elementos que por naturaleza poseen una densidad alta. Los metales pueden categorizarse o dividirse en dos grandes tipos, aquellos ferrosos como el acero y el hierro al fundirse. Mientras que los metales no ferrosos, se encuentran aquellos ligeros y pesados, como las aleaciones de los mismos.

Los metales también suelen clasificarse por la capacidad que tienen de reflejar la luz que pasa a través de su superficie, entre ello y su excelente conductividad eléctrica, son las principales caracterizaciones de los elementos metálicos. En la tabla periódica, son los elementos que aparecen con mayor abundancia.

También pueden encontrarse con facilidad en la corteza y superficie terrestre humana, suelen tener un estado de pureza alta, sin embargo deben ser manipulados por el ser humano. De hecho, hay ciertos factores que pueden alterar los cálculos de ciertas características como, por ejemplo, la densidad.

¿Cuales son las características de la densidad metálica?


Temperatura y conductividad térmica

Todos los metales, a excepción del mercurio, tiene una conductividad eléctrica y térmica lo suficientemente buenas, es decir que tolerar de una forma excepcional el calor y el sometimiento a altas temperaturas que buscan someter a los materiales.

Esto quiere decir, en gran medida, que el material o los metales no sufrirán alteraciones y malformaciones en el elemento, pudiendo causar ciertos cambios en la masa que produzcan, a su vez, cambios en la determinación de la medida de la densidad.

Sucede que los factores fundamentales que pueden producir alteraciones en la densidad son aquellos de índole o carácter transformador de la masa, por ejemplo, la presión puede provocar que las partículas o moléculas de algún elemento se dispersen con mayor facilidad, o que, por ejemplo, se derritan si se hablan de sólido.

Esto puede crear que la masa se transforme, aunque el volumen de la misma siga siendo la misma, la consecuencia fundamental es que la densidad cambia.

Dureza y pureza

Hay otras características de los metales que puede afectar directamente la magnitud de densidad total obtenida en su análisis y estudio pero, que en este caso, juegan a favor de los metales.

La densidad puede presentar ciertas variaciones si existen impurezas, o imperfecciones en el material. Como por ejemplo hoyos, alteraciones o suciedad en general que pudiera crear espuma o demás elementos al momento de realizar el debido proceso de medición. Pero en el caso de los metales, la mayoría de ellos presentan casi un noventa y cinco por ciento de pureza, de hecho, reflejan casi toda la luz que es capaz de reflejarse en ellos.

Igualmente, suelen ser materiales duros los metales, lo que quiere decir que necesitan una cantidad de energía  bastante amplia para poder reformar la masa o contenido de su interior, es decir, la densidad no presentará altas variaciones a menos que se le someta a fuerzas extraordinarias.

Bibliografía


Referencias, créditos & citaciones APA:
Revista educativa Densidaddel.com. Equipo de redacción profesional. (2021, 05). Densidad de los metales. Escrito por: Redactores Profesionales. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.densidaddel.com/densidad_de_los_metales.html.

Privacidad  |  Sitemap  | Contacto